¿Vale la pena?

Al final solo hay una pregunta que importa.

            —Cuatro hombres entraron a la sala con una postura de amos y señores; la espalda erguida, la frente en alto, una sonrisa orgullosa, nada que ver con intachables, por el contrario, los cuatro tenían cara de ser seres perversos, de saberse perversos y de estar orgullosos de serlos. Nada que esconder a nadie, nadie ante quien justificarse, ningún dios a quien temer, era impactante, desagradable y al mismo tiempo, envidiable… Los hombre así, son libres incluso encerrados.

Cuando iban pasando por la mesa una fotografía llamó su atención, y todo comenzó.

            —Mirá lo que es, qué delicia, tiene los labios gruesos apretadita, rosada, unas teticas que te vuelven loco, y una lengua, no sabés lo que es la lengua…

            —Te lo digo en serio, pará.

            —Pero por qué pará, no dijiste vos toda la vida que había que ser directo, que no nos podíamos guardar nada, bueno esa es la verdad.

            —Sí se lo dijiste toda la vida, decías que solo un cretino guardaría su opinión por respeto o educación, que los modales eran para los cobardes, así como las moralidades.

            —¿No lo decías vos? Lo decías, a todos, nos rompías los huevos con tu discurso del llamado de la Humanidad Animal, fundaste un movimiento, lo registraste, tenés el acta notarial enmarcada en tu casa. En la sala, cada que alguien llega nuevo contás la historia, sacás la carpeta de ceremonias, te ponés el corbatín con tirantes con que saliste a proclamarlo documento legítimo en el atrio de la catedral… no podés pedirle ahora que vaya hacia atrás.

            —Es cierto no puede.

            —¿Pero son imbéciles todos?, ¿qué les pasa?

            —No pasa nada, no a nosotros, a vos te pasa algo.

            —En serio no pueden ser tan idiotas.

            —Es nuestro deber como miembros de la Humanidad Animal.

            —No sé qué les pasa, y no entiendo por qué insisten en hablar de eso, y mucho más para defenderlo, es un imbécil.

            —Imbécil es solo aquel que no se escucha a sí mismo para contentar a los demás, son las palabras de cierre de tu discurso no.

            —Esto no tiene nada que ver con la Humanidad Animal, ni con nada parecido.

            —Tú tozudez no tiene límites.

            —Lo que no tiene límites es tu estupidez.

            —Entonces con qué tiene que ver, ah decilo, dejá de esconderte, aclaralo, te escuchamos.

            —No es el momento

            —Claro que es el momento, siempre es el momento, de hecho, dijo el hombre adoptando una postura solemne para recitarlo: No existe el momento oportuno para una verdad, sin importar el día, la hora, el lugar, la verdad habrá de incomodar.

            —Pero no pueden ser tan tontos, no ahora, no aquí.

            —Aquí y ahora.

            —Pero que son tarados enserio.

            —La discusión continuaba, 4 hombres discutían airadamente ante los ojos de toda la corte, era un caso débil, sin pruebas, y nadie hubiera pensado que podrían darle fin a 8 años de búsqueda de una manera tan tonta. Habían ido a juicio solo por no perder la oportunidad de llevarlos ante un tribunal, y antes de hacer la primera pregunta, de algún modo, por alguna extraña y estúpida razón, el grupo de forenses habían terminado por lanzarles al menos cinco buenas preguntas y el fiscal no iba a desaprovecharlo, mientras el testigo empezó a martillar sobre el estrado el fiscal inició:

—Así que el cadáver #7 le parece atractivo  Dijo en voz alta y mirando al jurado.

La pregunta no lo incomodó, ni siquiera parecía abrumado, pero comprendió que el único lugar donde un hombre nunca debía ser honesto, era la corte. Los murmullos llenaban toda la sala, y él antes de responder ya era culpable. Y aunque era culpable no iba a permitir que eso lo detuviera.

  • ¿La estética deja de juzgarnos cuando morimos?, ¿si un gordo se muere deja de ser gordo?, ¿le compraría un féretro tamaño normal a un enano?, no tinterillo, no me importa lo impresionable que sea su moral, yo llevo viendo muertos durante los últimos 30 años de vida y puedo jurarle en este estrato, los feos siguen siendo feos, los deformes siguen siendo deformes, de hecho una de las cosas que más nos gusta de la morgue a mis compañeros y a mí, es que nadie se ofende con comentarios sin importancia, ninguno se inmuta, se quedan fríos por decirlo de alguna manera, ante cualquier palabra.
  • ¿Le parece que es gracioso?
  • Sé que es gracioso, lo que pasa es que usted está muy ocupado jugando al hombre admirable, necesita que el jurado piense, ese hombre se ha indignado y con la buena pinta que tiene, es un ejemplo a seguir, si él está en contra de ellos, también yo debo estarlo, para luego poder mirar con una sonrisa a nuestros rostros y leer el veredicto esperando haberlo hecho sentir orgulloso.
  • Objeción, el acusado intenta influir sobre el jurado.
  • Objeción, el abogado intenta influir sobre el jurado.
  • Objeción, el acusado es feo, gritaron los otros.

—El juez pidió que todos se acercaran al estrado, los 4 acusados levitaron hasta allí y el abogado evidentemente molesto arrastró los pies hasta el mismo lugar, luego el juez habló:

            —Se los advierto, no voy a permitir que conviertan esta audiencia en un circo.

            —Le hablan a usted payaso, espetó  ante el abogado uno de los acusados.

            —Hablo en serio, replicó el juez.

            —Ya se comportará mejor, dijo otro de los acusados al juez mientras miraba al abogado.

—Mientras todos volvían a sus puestos seguían con la misma apariencia que cuando entraron y de alguna manera el abogado empezó a darse cuenta de algo, eran inmutables, no había nada que pudiera decirles que los sacara de juego, tenían por así decirlo algo de muertos a su alrededor, no sentían culpa alguna, así que no podrían encontrarlos culpables, no sentían rabia o enojo, no tenían ninguna emoción, acusarlos, quebrarlos, iba a tomarle meses de duro trabajo, enojos, provocaciones para nada recomendables para alguien con sus úlceras, y posiblemente la pena que recibirían tampoco sería grave, porque no había pruebas, solo indicios, sospechas y rumores de pasillo, no vale la pena, pensó y sin más hizo una última pregunta.

—¿Hay algo que desee confesar?

—NO.

Juicio

Perder el juicio

Cuando el juez exclamó que encontraría qué había detrás de todo lo sucedido, nadie esperaba ver compareciendo con sus declaraciones a dos coroneles, a un ministro y al presidente.

El caos se apoderó de la ciudad, era inimaginable que todo terminaría de esta manera. La situación parecía no dar para tanto, asesinatos por intolerancia se vivían a diario, el odio era noticia y realidad aceptada socialmente, sin embargo la víctima nunca había sido alguien importante y quizá de allí derivaba todo el problema.

La muerte del ídolo del club del pueblo en los camerinos de su propio equipo había suscitado demasiados problemas, sin deporte la sociedad estaba alineada a su destrucción y cuando la muerte tocó la puerta de un referente tan grande, la única alternativa era implosianarlo: utilizar ese acto violento para acabar con la violencia.

El jugador había muerto a manos de sus compañeros tras perder un partido frente al antiguo club de Alberto, club del cual se había confesado hincha solo días atrás, esto hizo que todos perdieran la cabeza y tras la derrota el más pesimista y violento de nosotros no se hubiera imaginado un final tan macabro como el sufrido.

El juez, hincha secreto del club decidió tomar el caso como algo personal, no dejaría pasar esta afronta, le había dolido como a todos que Alberto se considerara un enamorado de su rival de patio, pero los tres goles marcados por él en dicho partido eran prueba fehaciente de su compromiso con el club, ninguno había corrido tanto, nadie había sudado la mitad en ninguno de los dos equipos, incluso se le vio llorando tras terminar el partido.

Él era inocente, la culpa sin duda alguna era de los medios que habían promovido el odio durante los últimos días y que ya habían sido condenados por su participación del crimen, ahora asistían ante él actores políticos que desde sus comunicados habían manifestado no solo su apoyo sino el compromiso que tenían los jugadores en un partido de esa importancia.

Todos los que estaban frente a él habían incurrido en errores, los dos coroneles habían dicho días atrás que solo un vendido, un traidor, causaría la derrota de su club favorito; el ministro había dicho que debía ser desterrado como todo traidor y no se le debería permitir jugar el partido; y el presidente, bueno sin duda se extralimitó al poner en tela de juicio incluso la nacionalidad de Alberto, al llamarlo a patria y retirarle las condecoraciones que se le habían otorgado por ser un orgullo nacional del deporte. Junto con ellas, –concluía el juez– le había sido arrebatado el orgullo, el respeto…

Todas estas acciones habían enardecido al grupo, las declaraciones que fueron repetidas al terminar el partido por el circuito cerrado del estadio incendió los corazones de los impotentes, los perezosos que tras escucharlas increparon a Alberto por su declaración, en medio de la cancha empezó la disputa, los golpes, nadie esperaba que aquellos compañeros que llevaban una temporada junto a él fueran a usarlo como chivo expiatorio, las graderías reservadas ese día para el local aplaudieron los golpes y alentaron la violencia.

Arrastrado por las piernas que los había acercado a la victoria, Alberto fue llevado hasta vestidores donde falleció entre cánticos y alegría. Los jugadores del equipo rival fueron quienes encontraron el cuerpo de Alberto… abandonado como un par de guayos viejos.

La acción había generado indignación en todos, la noticia causó suicidios en aquellos que reclamaron sangre, el operador de radio que puso las cintas fue el primero en comprenderlo y saltó desde su cabina al vacío. Los jugadores que participaron de la golpiza habían sido fusilados y ahora tras la aprobación inmediata de la Ley de crímenes de odio, sus autores y promotores lloraban y pedían clemencia, sensatez y mesura al juez que tenía sus vidas a un golpe de martillo.

El veredicto fue unánime y revolucionario, culpables de cada cargo, fueron conducidos a la sala de ejecución, el método elegido sería la horca. Los implicados y alguien más fueron guiados con bolsas sobre sus cabezas, un tirón a una palanca y al unísono los cinco cuellos tronaron, fueron declarados muertos solo 1 minuto después de la ejecución.

A la mañana siguiente una carta abierta del juez heló la sangre de la ciudad, en su texto el juez decía:

‘‘Ha de cumplirse a cabalidad el dictamen, muerte a todo aquel que por odio termine con la vida de otro y esto incluirá a los verdugos, para que quede más que la consigna, esta ley será escrita con el ejemplo, pues llevado por el desprecio a sus acciones y comentarios he tomado la decisión de incluirme en la lista de quienes fueron condenados a la horca, yo seré el quinto cuerpo que cuelgue como ropa sucia de aquella cuerda’’.

Desde ese día en la ciudad han muerto las riñas, los gritos se han ausentado de la cotidianidad… el miedo gobierna nuestras vidas.