Don nadie

Mucho o muy poco.

Parecía que caminaba con la cabeza gacha, a su paso nunca encontraba un saludo o una mirada curiosa y la vista de las personas parecía atravesarlo, era invisible.

Cuando lo mirabas, cuando los ojos lo encontraban, era como ver una sombra, el reflejo difuso de un hombre, pero carecía de identidad, era imposible recordarlo, retener su imagen en la memoria era un sin sentido.

Era un tipillo carente de gracia y empatía, solitario por condición y eso era lo que lo convertía en un desgraciado. Un tipo torturado por la vida y la sociedad, si en verdad existe un Dios y todos somos su creación, él era la demostración de que la mediocridad era también una característica divina.

Tenía sus ventajas ser invisible, una vez había dejado de ir a trabajar durante un mes completo y su pago no dejó de llegar ni una sola semana, lograba burlar los esquemas de seguridad y asistir a grandes eventos sin invitación, si contaba con la ropa necesaria, se convertía en decoración para la fiesta.

Había sido testigo de los desmanes más desagradables, de las situaciones más extraordinarias, esto era lo único que lo entusiasmaba, se pensaba extraordinario, aunque era consciente que su don lo hacía un cero a la izquierda. Muchas veces pensó en sacar mayor provecho de su habilidad innata, ser un asesino o un violador, nadie podría saber de él, nadie lo vería venir… la idea iba y venía, la escuchaba palpitante en su cabeza, podría matar al presidente, al Papa y nadie tendría la seguridad de qué había pasado, si un hombre había estado allí o no; era seductor, la adrenalina corría por su cuerpo con solo pensarlo.

Ya en ocasiones anteriores había cedido ante deseos similares, robando en fiestas le había ido bien, joyas relojes que luego empeñaba o que conservaba por el simple placer de la impunidad, pero la falta de reconocimiento y riesgo le había hecho perder el interés, por eso de hacer algo con esta idea debía ser algo grande y bien planeado.

Se las ingenió para ingresar a la imprenta de un periódico y cambiar uno de los anuncios en los clasificados, las rotativas imprimieron el anuncio más alarmante de toda su historia: ‘‘Yo mataré al Presidente’’ impreso en un anuncio de media página. Firmado por Don Nadie.

El revuelo no fue tanto como él se esperaba. Pese a no haber encontrado rastros de quién había hecho el anuncio, se consideró una broma de mal gusto, del borracho o el detractor de la imprenta, ambos fueron echados de su trabajo y aprehendidos por la policía.

Esto lo enfureció, así que en otro diario repitió su amenaza: ‘‘Voy por usted señor presidente’’. Tras este segundo anuncio en el diario, los dos hombres fueron liberados y el pánico empezó a apoderarse de todos.

La guardia presidencial fue duplicada, los diarios cerraron para evitar nuevos anuncios, ahora solo la radio servía como medio de noticias y pese a las advertencias de la agencia presidencial, todos hablaban sobre cuál sería el próximo movimiento del ‘‘Don Nadie’’ todos lo buscaban, todos deseaban saber quién era él.

La guardia presidencial empezó a registrar a las esposas de los trabajadores, los delincuentes más buscados fueron encontrados, los terroristas, los opositores encadenados y ejecutados en público. La ira, el miedo estaban presentes en cada persona.

La vida del presidente se transformó en una pesadilla constante, porque a pesar de la seguridad, él seguía recibiendo en su escritorio día tras día una nota que decía: ‘‘Vengo por usted señor presidente atte. Don Nadie’’.

Nadie se explicaba de dónde venían las notas, quién estaba detrás de esto… los expedientes de clínicas mentales fueron revisados, miles de perfiles realizados por los mejores criminalistas, capturaban a cada sospechoso, a cada persona que cumplía con el perfil de un sociópata se le había interrogado, torturado y encarcelado.

Pero a él nunca lo visitaron, jamás estuvieron siquiera cerca de él, en cada redada era ignorado, no valía la pena ejecutar la premisa, y así lo hizo saber: ‘‘Baje la guardia señor presidente, me excitaba la idea de ser perseguido, pero ni siquiera su vida levantará de la mía el sello que me aqueja. Respire tranquilo no dejaré de ser un Don Nadie, ni siquiera a costa suya’’. 

Pese a su última nota persistían las redadas, el miedo, incluso en el fin de su guerra, su bandera de paz fue ignorada, no había amenaza, pero el equilibrio había sido afectado. Los diarios y la radio anunciaban: ‘‘Victima del estrés el presidente claudicaba a su puesto’’. Y él, tan tranquilo como siempre bebía el café de las 8 trago a trago, negro, sin azúcar, viendo a través de las ventanas y ojeando las páginas del diario, en búsqueda de una nueva escena donde pasar desapercibido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s