Como a una guitarra

Era ella, si de algo estoy seguro es que era ella, el cabello corto, ondulado, los ojos de girasol grandes y abiertos, la sonrisa insinuada… cuando la vi supe que era ella, y ese es el problema de lo no dicho, vuelve en sueños, su foto enmarcada, sus hombros desnudos, su clavícula evidente, y esa mímica de sonrisa, bueno no, mímica no, es su sonrisa, pero no parece una sonrisa real, es una sonrisa social, de esas que se usan para que no te pregunten si estás bien, si todo marcha en orden.

Debajo de la foto una frase: quiero que me toquen como a una guitarra… y yo solo pienso, como una guitarra, no sé tocar guitarras, sé sostenerlas, y hacer un par de chistes, y como todo sueño carece de sentido, no dudo de la posibilidad de hacerlo y me lanzo a tocarte; pero no te sostengo entre mis manos, ni te rasqueteo con la yema de los dedos el cuerpo desnudo, no, voy directamente a la planta de tus pies y la imagen es tan real, tan cercana, tan inverosímil, pero es un sueño y tiene licencia ficcional, por eso ahora estás presente e indignada, no porque te sueñe desnuda, sino por mi elección de cómo y dónde tocarte.

−De todos los sitios posibles, de todos los sitios posibles, de todos los todos posibles− repite sin parar

Frunces el ceño, al parecer ha sido inadmisible, quién me creo yo para decidir tocarte ahí, donde quizás hasta yo tampoco lo esperaba, que no me haya aventurado a manosearte las tetas, a lamerte y morderte, que no te haya apretado, ni asfixiado mientras te hurgaba el sexo empapado entre las piernas parece un insulto tras escucharte el reclamo y continúas.

− De todos los sitios posibles, elegís hacerme cosquillas, en un sitio eróticoinfantil, tan te quiero follar y abrazar, tan vos, tan desubicado como siempre, no sabés ni siquiera para qué son los sueños, te dan libertad física, química, universal y vos elegís hacerme cosquillas

No sé si es mi sueño, porque no puedo interrumpir el regaño, es como si en el fondo estuviera de acuerdo, no sé qué hacer, salvo mirarla, los labios gruesos, abriéndose y cerrándose, los ojos ardiendo de ira, aún desnuda, y me río, me río, trato de mirarle los pies, y lo sabe porque sé que lo sé, porque es mi sueño y soy omnipresente y todo poderoso, en este universo mando y gobierno, y sé que ella se enfada de nuevo porque sabe que sé y aún así lo hago.

El enfado termina, sonríe, y habla:

− Me rindo, si fuera por vos sería toda pies hoy−

Sonrío, es por mí que no lo sos, pienso pero callo, sé que ella lo sabe porque yo lo sé, qué extraño este de compartir la omnisciencia, por qué darle tanto, bien podría no compartirle nada, y solo someterla a los deseos caprichosos de mi poder de dios universal de mi sueño, pero me gusta el desafío, el juego, amo el juego, el dar y soltar, el carácter fuerte que se doblega, que simula doblegarse, la voluntad conquistada, la voluntad entregada, solo así es posible, ella sabe porque quiero que sepa y ahora enmudece y sonríe, estira sus pies, me toca, me recorre con ellos, sonríe, ella sabe que yo sé que sabe y que sé, complicidad, de eso se trata.

Despierto y solo recuerdo que la vi y le hice cosquillas, quizá ni siquiera fue ella, quizá ni siquiera fui yo, nadie me obliga en sueños a ser yo, ni a que sea ella, las formas en los sueños se forman más por deseo que por voluntad, quizá entonces es que quiero ser yo y que quiero que sea ella, aunque no recuerdo su nombre, aunque nunca hablamos, aunque de ella no conozco ni el timbre de la voz, aunque de mí no conozca ni el deseo que por ella puedo experimentar, quizá haya sido solo tedio onírico, ociosidad toda poderosa, quizá solo cansancio, quizá haya sido solo un recuerdo infundado de un volumen nunca palpado, una simulación tan arbitraria como la misma transformación de foto a corpórea, sí, podría ser, nada de caricias nínfulas, nada de fetiches de pies, ni de obsesión con su boca, nada… nada universal, oscuridad, tan habitual en mis sueños tan ausente de sueños.

Tal vez sea solo eso, un sueño creado para creer que sueño, un despertar nublado para extender la omnipotencia al plano real, el sueño de cualquiera, seguir siendo dios al despertar y poder tocarla como a una guitarra cuando ella lo pida, si es que se cuenta con la misma suerte que cuando se sueña o se piensa que se sueña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s